Ampliemos nuestros horizontes… Excelente artículo de Dra. Juliana Marín


Sin duda alguna, todos conocemos la comodidad del sexo convencional, y aunque no dudo del placer que este ofrece, me atrevo a decir que estas prácticas sexuales tienden a volverse monótonas, incluso aburridas, sin pretender que seamos unos actores o actrices porno, si no con el ánimo de tener sexo suficientemente placentero. La actualidad nos ofrece sexualidades alternativas para solteros y solteras, parejas, comunidad LGBTI, relaciones más románticas o casuales, personalidades tímidas o excéntricas, incluso para aquellos que estén en la búsqueda de su propio goce.

Dichas opciones proporcionan capacidades eróticas diferentes con un matiz de nuevos aires a nuestra sexualidad, dinamizan, relajan y distraen de nuestras responsabilidades diarias, aportan esa picardía necesaria para salir de la rutina.

Consideramos sexualidades alternativas a todo tipo de actividad sexo- erótica que no hacen parte de la sexual tradicional, es importante para la práctica de éstas, reconocer los gustos y necesidades de cada quién, debe haber siempre respeto y aceptación por ambas partes sí es el caso; la normalidad sexual sólo se considerará así, en caso de que no exista peligro o riesgo de muerte ni existencia de psicopatologías obsesivas, me refiero a que en el sexo, todo es permitido, siempre y cuando no esté comprometida la integridad física y/o psicológica propia o de los demás.

Así podríamos comenzar con: El BDSM (Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo) con su elegancia y misterio sugieren un sinfín de iniciativas como Ataduras de bondage, spanking (azotes), disciplina, fetichismo sexual, uso del binomio placer-dolor, juegos de rol, cera, pinzas, dominación/sumisión, humillación ritual, sexualidad dirigida, prácticas de sexo extremo, entre otros, bajo las reglas de ser sensato, seguro y consensuado.

El fetichismo (Es un objeto o una parte del cuerpo no relacionada con el sexo que provoca excitación), no como trastorno o única fuente de deseo sexual, si no como una práctica sexual ocasional, puede aumentar la respuesta sexual, gracias a sus múltiples opciones, mirar los pies, tener gustos por determinada edad (dentro del marco de la legalidad), ponerse ropa del sexo opuesto, tatuajes, cabello, prendas de cuero, zapatos, lencerías, disfraces.

Por otro lado están las relaciones abiertas, se trata de una modalidad de pareja en la que cada uno puede tener relaciones sexuales con otras personas, fuera de la unión, con pleno consentimiento de parte de su pareja. Las personas que tienden a realizar esta práctica valoran la variedad, la novedad y sorpresa que brinda cada relación sexual, para esto es indispensable, las cartas sobre la mesa, tener reglas básicas, una excelente comunicación, no tener miedo a decir lo que se piensa y se siente, poner algunos límites, dar un paso a la vez, no engañar, mantener hábitos de cuidado e higiene pertinentes.

Al contrario de lo que quizás muchos piensan, las relaciones abiertas, son diferentes a las parejas swinger, ya que en estas últimas el estilo de vida consiste en darse permiso para tener relaciones sexuales con otras parejas; cuyas prohibiciones fundamentales son el no aceptar personas que estén solteras, evitar el enamoramiento, no se permite la celotipia, en estas prácticas es normal la asistencia a fiestas de desconocidos, frecuentar bares swinger.

El sexo en lugares públicos es una experiencia sexual que ha incrementado en nuestro país, especialmente el cruising, sexo en lugares públicos para hombres homosexuales, es fundamental tener algunas precauciones de seguridad y un conocimientos de lugares específicos de la ciudad en donde se realice el cruising.

El tantra, es la comunicación directa con la divinidad, las parejas se adoran mutuamente con total respeto y admiración, tal vez el representante más conocido del sexo tántrico sea el kamasutra, que más allá de ser un manual de posiciones, es un texto dedicado a los amantes que revela diferentes formas de hacer el amor, exaltando la importancia de los abrazos, besos, mordiscos y haciendo una descripción de las muchas formas que existe de conectarse con la pareja, sea homosexual o heterosexual.

Invitar a las relaciones sexuales, algún juguete sexual, puede ser intimidante para algunas personas, debido a varios mitos tales como que se puede crear una dependencia a estos objetos, o a pensamientos machistas instaurados aún en nuestra cultura, la juguetería es una herramienta esencial en cualquier tipo de relaciones sexuales sea en pareja, masturbación, sexo grupal, heterosexual, homosexual, aumentan las sensaciones, crean nuevas formas de estimulación, y despiertan los sentidos.

Recuerda que el órgano sexual más importante es el cerebro y es necesario estimularlo con fantasías sexuales, eróticas y/o románticas, estas son las responsables de mantener el deseo sexual activo.

Anímate, experimenta y disfruta! Una de estas sexualidades alternativas podría ser tu favorita.

Coméntanos abajo tus preferencias…


Fuente: Guía Cereza


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

Tu privacidad es importante para nosotros y nunca venderemos o comerciaremos con tu información.

 
×

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir