Hemos navegado por muchos sitios para encontrar historias que realmente nos haga ponernos muy cachondos, esta es una historia de tomada de Macerelleta, se las dejo para que la disfruten….

Fantasía con cómplices…

Si, era Previernes, pero todo y eso, había sido un día de perros, primero la discusión matinal con el jefe, un pique con el típico compañero “tocapelotas”, encima había tenido que comer sólo, en casa de mis padres, porque. #J había quedado con “nosequien”, para “nosequé”, ya que era su día de fiesta, y yo, para colmo, me encuentro para comer un plato de acelgas hervidas. ALGO MÁS?!?!?!  vaya que estaba deseando llegar a casa, darme una ducha y ponerme el pijama…

Por suerte ese momento llegaba. Abrí la puerta de casa, y nada más abrirla me encontré con #J que andaba ordenando el comedor…

-Hola cariño, acabo de limpiar el piso así que te vas directo a la ducha,  no quiero que me lo llenes todo de polvo…

-Pero ni un “que tal?”, un “como ha ido el día?”… un beso??? bueno no  importa… paso… me voy a la ducha…

Indignado, incluso mosqueado, me fui para la ducha, deseando que acabase el día de una vez, ya que tenía pinta de que hoy no tocaba sexo…

Me tomé la ducha con calma, necesitaba relajarme, incluso estuve apunto de masturbarme, ya que no le veía mucho futuro sexual a ese día, pero la excitación brillaba por su ausencia…

En cuanto acabé, me sequé, e hidraté, como de costumbre, me puse unos bóxer. Me dirigía hacia el vestidor para ponerme el pijama, cuando del mismo vestidor salió #J, en ropa interior, pero no unas bragas y una sostén cualquiera, sino un sexy conjunto color marfil brillante, con unas blondas negras, un sostén de balcón que acompañaba un espectacular tanga, todo complementado con unos ligueros y  medias súper sensuales, y un taconazo de vértigo que estilizaba aún más si cabe su esbelta figura…

Parecía que el día empezaba a mejorar, y a buen ritmo… Estaba ya apunto de meterle mano…

-Espera!! donde vas tan rápido!!! Vamos al comedor. – me dijo.

-Vamos vamos!!! jejeje…

Al llegar al comedor, estaba a oscuras con velas, incienso, el estuche de los “utillajes sexuales”, y una silla en medio del comedor… eso me chirriaba un poquito, pero pensé que estaba juguetona, y empezaba a excitarme la situación…

-Y esto?? -le pregunté señalando la silla- me vas a hacer un baile, un  streaptease, o un show de esos o que??? jejeje…

-Siéntate y calla, lo pasarás bien, ya lo verás! –

-Vale vale… ya me siento! jejeje…

Me senté en la silla, y entonces me esposó  las manos, dejándome menos libertad de la que acostumbrábamos  a dejarnos…

-Me las has apretado un poco ¿no?

-Sí, no quiero que te desmadres hasta que no quiera… jajaja… – y encima  se reía!!!

Algo tramaba, estaba casi seguro, la notaba nerviosa, inquieta, aunque también podía notar su excitación…. que sería lo que tramaba?? … si no era suficiente intriga la que sentía, me vendó los ojos…

#J estuvo un rato por el comedor, la escuchaba al andar por los tacones, hasta que puso música, algo de soul, quizás un pelin alta…

-Voy un momento a la cocina a buscar bebidas…

-Vale!! – le dije- aquí te espero! otra cosa no puedo… – algo me  interrumpió-

Un dedo en mis labios, que hacia callar mis palabras… notaba una piel suave, me gustaba pero me desconcertaba, a J no le había dado tiempo a ir i venir, o si, atado con los ojos vendados, la realidad del tiempo y las distancias, cuando tampoco oyes bien, puede parecer distinto… además, no había escuchado los tacones… El dedo se empezó a moverse, eso hizo que dejase de darle vueltas a la cabeza. Empezó descender, no sin que antes le diese un suave lengüetazo. Bajó por mi barbilla, se deslizó  por mi cuello, rodeando mi nuez, cuando llegó al pecho ese dedo se transformó en mano, acariciando mi pecho a la misma vez que caprichosamente rozaba su pulgar por mi excitado pezón…

-#J??? qué haces??- no lo preguntaba por lo que hacia, sino por el  silencio al hacerlo…

Pero no me contesto. La mano seguía su descenso. Mi respiración ya se me entrecortaba pensando en el final del recorrido de esa mano… siguió acariciando mi vientre, haciendo una parada para hacer, de forma graciosa, un círculo sobre mi ombligo.  Entonces deje de notar la mano, pero sólo fueron décimas de segundo que sentí un agarrón en el paquete, inspiré de la excitación que sentía y de nuevo dejé de notar la mano…

-Pero no pareeees!!! jejeje… sigueeee… – pero ella, en su línea… no  respondía…

Entonces la mano volvía a tocarme, esta vez en la cara interna del muslo, el derecho concretamente, donde suavemente se posó…  a continuación otra mano, esta vez en el muslo izquierdo. Cosa que hizo que, si ya de por si los hombres nos sentamos abiertos de piernas, yo aún lo acentuase mas. Mi erección se hacía más que evidente, formando una tienda de campaña con mis bóxer… de golpe un beso en la rodilla izquierda… unos segundos más tarde otro en la derecha, de nuevo en la izquierda, lo besos iban alternando la pierna en cada beso, incrementando la velocidad en su sucesión, y disminuyendo minimamente la distancia con mi entrepierna. Mi excitación se magnificaba, de manera que notaba mi ropa interior mojada ya por mi lubricante natural…

La velocidad de los besos era ya importante, y la distancia hasta su destino era mínima, estaba deseándolo… noté que me quería quitar los calzoncillos, cosa a la que contribuí levantando el culete como podía, entonces una mano me la agarro, y empecé a sentir sensuales golpecitos sobre mi glande, con lo que sin duda era una lengua, la notaba mojada, suave y delicada, tratándomela como a ese bombón que no quieres morder, sino que quieres desgastar a lengüetazos…. pero el ritmo cambió, de un extremo a otro, notaba como con cada succión se estiraba toda la piel de mi polla, el ritmo de su mano también era frenético, notaba su excitación en cada acción, ya que no las hacia como solía hacérmelas…  de pronto un parón en mi dulce castigo… no se sí quería que parase o no, lo estaba pasando bien, pero me intrigaba todo lo que la velada pudiese depararme…

-Cariño, abre la boca y saca la lengua… – me dijo, por fin me decía algo,  y no lo digo por que no me gustase como estaba usando la boca.

Así hice, y note una sustancia en mi lengua… la degusté, NOCILLA, sin duda era nocilla…

-mmm… que rico!!!

-Otra vez…

Volví a obedecer, que podía hacer sino… Pero esta vez note un contacto en mi lengua, lamí, era un dedo, lo chupe limpiando la nocilla que lo cubría, y por supuesto, volví a abrir la boca…

-Ahora lame!

Saque la lengua y lamí hacía arriba, esta vez era un dulce cuello, manchado de nocilla, que limpié a base de lametones, y succiones incluso cuando ya no había restos de la dulce sustancia… note su piel suave y dulce acompañada de el olor de un nuevo perfume… Se apartó.

-Otra vez!!

Volví a abrir la boca, esta vez era un pecho el que me metía en la boca, con un buen pegote de nocilla donde supuestamente habría un pezón… empecé a lamerlo, chuparlo y succionarlo… lo estaba disfrutando, quitado poco a poco el dulce envoltorio del verdadero caramelo… ya lo notaba, duro, excitado, aún con restos de nocilla alrededor, que acabé de limpiar…

-Ahora el otro…- me dijo apartando el pecho, y tras darme unos  segundos, para relamerme, me ofrecía el otro…

Así hice mas que gustosamente… deleitándome con cada lametón… ya lo tenía casi limpio que noté algo raro en el pezón… que es? me preguntaba por dentro… UN PIERCING!!! no me quite el pecho de la boca hasta que lo tuve bien limpio.

-Te has hecho un piercing en el pezón???? sabía que te apetecía… pero…  no lo esperaba!

-Jajaja…. te ha gustado o no???

-Si claro!!! Me tienes más caliente… que… yo que se!!! muy caliente!!! –  no me salían las palabras… – Desátame ya!!! quiero tocarte!!! me da  igual la venda de los ojos, si quieres la dejo, pero desatameeeeee!!!

-No, ya te he dicho que hasta que yo no quiera no te vas a desmadrar….  pero… quieres tocarme….? vale…

Noté la mano en el centro de mi pecho, que se fue deslizando hacia mi hombro derecho, estaba rodeándome, para pararse detrás mío, entonces eran sus dos manos las que me tocaban los hombros, muy cerca del cuello, deslizo las manos por mi espalda, sorteando el respaldo de la silla. Era evidente que se había agachado detrás mío, ofreciéndome su sexo para que lo tocase… Así hice, estiré la mano como pude y allí estaba, tras la ropa del tanga que estaba acariciando, la humedad en la ropa era evidente, acariciaba su rajita de arriba abajo por encima de la resbaladiza ropa del tanga… metí la mano por dentro y busqué de nuevo el chochete, hundí mi dedo dentro de la rajita, entraba sólo, estaba mojadísima, pero algo diferente encontré…

-OTRO PIERCING!!!! te has hecho el piercing en el clítoris!! que  callado lo tenías cuando a sido? te duele??- todo esto mientras yo, le  tenía dos dedos metidos, entrando y saliendo de su húmedo y dilatado  coño, y con los dedos de la otra mano, totalmente retorcida, casi en un  ejercicio de contorsionista, jugueteaba y me familiarizaba con el  piercing…

Yo estaba excitadísimo, pero mucho, quería desatarme, y verla, cogerla y comérmela entera, deleitarme con esos piercings, darles una calurosísima bienvenida a nuestras vidas… notaba cada palpitación de mi corazón en la punta de mi polla, estaba en su máximo esplendor, bien tiesa, cuando de golpe… una boca se tragaba todo mi miembro…

Estaba completamente descolocado, no me esperaba para nada una segunda persona, porque habían dos no? esperaba que dos chicas, por supuesto. Ahora empezada a atar cabos sobre los “nuevos” piercing de #J… pero quería verlas…

-Quitadme la venda yaaaaa!!! se que sois dos!!! … como mínimo…  jejeje… quiero veros!

-Pues aún no toca… jejeje…- me dijo una voz desconocida para mi… – y  sigue moviendo los deditos que me gustaba como lo hacías!!

Así hice, seguí moviendo los deditos dentro de aquel más que mojado chochete… sus respiraciones, gemidos y algún que otro tirón del pelo, hacían notar que le gustaba lo que le hacía. Mientras tanto #J seguía lamiendo entre mis piernas. Pronto deje de notar la rajita que tenía en mis manos, para pasar a nota dos bocas entre mis piernas, besando mis muslos, acariciando, mi ingles, succionando mi placer…  pero tras unos minutos paradisíacos en cuanto a sensaciones, deje de notarlas en mi, pero escuchaba sus besos, por los gemidos, sus manos no estaban quietas tampoco…

-Abre la boca!- me dijo #J.

Eso hice, y al instante note el olor a sexo de lo que indudablemente era una almejita bien húmeda… la lamí, de golpe una mano me agarraba la cabeza y me hacia presión contra ella, para que la lamiese más… no podía parar… estaba sentado, atado, con los ojos vendados, comiéndome una deliciosa almejita, mientras me deleitaban con una excelente mamada… no podía imaginarme la estampa… como podía estar comiéndomela, estando sentado…  en cualquier caso lo estaba disfrutando…

-Le quitamos la venda ya pobrete?- dijo “la voz”-

-se la quitamos ya?- contesto #J

-SIIIII!!!! POR FAVOR!!! quitádmela yaaaa!!!- no es que no lo  estuviese pasando bien, al contrario, me estaba encantando esa  sensación de ser su prisionero sexual, pero necesitaba ver lo que sentía…

La mano que presionaba mi cabeza fue la misma que me quito la venda…

En cuanto me la quitó, abrí los ojos, parpadeando rápidamente, me molestaba la luz, aunque era tenue, a medida que mis ojos empezaban a enfocar bien, lo primero que vi, fue el exquisito manjar que estaba degustando, al mirar hacia arriba, una preciosa chica morena, delgadita, de pechos deliciosos, decorados con  dos piercing en forma de bolitas en los pezones y algún que otro tatuaje. Se agachó y me besó la boca, metiéndome la lengua tan adentro como pudo… digo que se tubo que agachar ya que se encontraba abierta de piernas delante mió, subida en unos taburetes… y #J agachada entre mis piernas… me dio tiempo a volver a deleitarme por unos segundos…

-Bueno! ya vale no???- dijo #J. -Ahora nos toca a nosotras…

-Eso, eso! Desatadme, que ahora os toca a vosotras… jejeje…

-No… ahora nos toca a NOSOTRAS…- Decía la morena, remarcando  clarísimamente la palabra, NOSOTRAS, riendo, a la misma vez que  bajaba de su altar, y se abrazaba con #J.

Se besaban, excitantemente… excitantemente para ellas, y excitantemente para mi… mientras se besaban, se desplazaban hacia el sofá, acariciándose los pechos… deslizando sus manos por el interior de sus tangas. La primera en caer al sofá fue #J, mientras nuestra invitada, aunque se sentía muy a gusto en el papel de anfitriona, encima de #J seguía desgastando a besos sus labios y lengua. En su descenso, lento, aunque firmé, recorría su cuello, erizando su piel, absorbía los pezones, más que erectos, haciendo que #J inspirase profundamente y presionase la cabeza de su amante contra su pecho. Pero no hizo detener el viaje descendiente, estando ahora besando su vientre a la vez que con sus manos acariciando y pellizcando los celosos pezones, hasta llegar a tener cara a cara a la cueva del deseo, para besarla y lamerla, #J gimió de placer sujetándole la cabeza, apartándole el pelo para que yo, con una excitación bien reflejada en mi cara, y en mi miembro, no pudiese, ni quisiese, soltar palabra. Disfrutaba de ese momento. Para mi, uno de los más bellos momentos que se viven, ver a dos chicas amarse… No por eso no tenía ganas de estar con ellas. Pero en el cambio de posición…

-#J, ayúdame a acercarlo un poquito… jejeje…

-O soltadme ya… no? jeje…

-No aún no! – contestaron casi al unísono.- Queremos un ratito más para  nosotras…

Se acercaron a mi, y entre las dos,  me arrastraron, y me acercaron al sofá, y volvieron a sentarse en el sofá, entrelazado sus piernas y haciendo que sus húmedos labios inferiores se besasen, empezaron a hacerlos frotar entre ellos, las respiraciones se acentuaban, y los gemidos, aunque tímidos empezaban a hacer sentir. Yo no podía estar quieto, intentando desatarme, cosa que sabía que no iba a poder hacer. Tenía una empalmada más que notoria, algo en lo que ellas, de vez en cuando, se fijaban, las excitaba verme ahí. Entonces, de forma… digamos solidaria… la chica estiro una de sus piernas, hasta llegar a mi polla, acariciándomela con el pie, a la vez que seguían jugando sus conejitos. #J le siguió el juego y juntas me masturbaban con los pies a la vez que se rozaban, en ocasiones perdían la concentración, porque se besaban, y acariciaban con una mano, ya que con la otra se aguantaban… aumentaron su ritmo a la vez que la intensidad y frecuencia de sus gemidos, mi miembro paso a desaparecer de su mundo en el momento que ambas se fundían en un orgasmo…

Se quedaron abrazadas, disfrutando de ese momento, y olvidándose de mi… Se separaron, y #J se levantó… ahora era ella la que quería beberse todos los jugos de su nueva amiga. La echó hacia atrás metió su cabeza entre las piernas, plantándole esos deliciosos #BesosConLenguaS que tantas veces le había prometido… Nuestra amiga lo estaba disfrutando al máximo, no dejaba de jadear y gemir, alternando las miradas hacia #J y hacia mi, acabó estirando la mano para masajear mi excitado miembro, y tras unos segundos masturbado me, se recolocó de manera que mientras #J se lo comía, ella me la  comía a mi… otra de esas estampas que guarda celosamente mi memoria… tras el enésimo orgasmo de nuestra amiga, #J se levantó…

-Ufff… que calor… y que sed que tengo, tengo la boca seca, voy a buscar  algo para beber, ahora vengo- dijo #J.

Se levantó y se fue hacia la cocina, la chica se quedó exhausta tumbada en el sofá… pero tras unos segundos empezó a acariciar su chochete…  y por supuesto mirándome… volvió a estirararse para llegar de nuevo a mi, me la agarro y me volvió a masturbar, y mamármalela, me la estaba dejando realmente babeada. Cuando la tuvo bien lubricada con sus propias babas, se levantó y se sentó encima mío, dejando mi polla entre sus piernas, sin metérsela… se movía haciendo rozar mi glande con su botoncito del placer, deseaba tener las manos libres para agarrarla por los pechos y magreárselos… pero no podía continuaba atado… entonces ella se levanto y fue a buscar un preservativo, abrió el envoltorio con los dientes, saco la goma y la puso sobre mi capullo, con la mano lo deslizo levemente, para acabar de ponerlo ayudándose con la poca. Se incorporó, volvió a besarme como lo había estado haciendo, se dio la vuelta y volvió a sentarse encima mío, metiéndosela dentro esta vez… desde dónde estaba podía ver como #J estaba preparando unos Gintonics, no sin perder detalle de lo que hacíamos. Parecía excitarle, ya que de vez en cuando, y cuando tenía una mano libre, aprovechaba para acariciarse, ya fuese los pechos, o su más que mojado sexo…  #X seguía cabalgando sobre mi regazo, yo estaba excitadísimo y sentía que en cualquier momento podía correrme… Llegó #J con los Gin, y tras ofrecerme la pajita, para poder sorber un poco, y ofrecerle a #X, que rechazó, ya que seguía a lo suyo. Ella alcanzo de nuevo un orgasmo, y yo estaba apunto…

-Mmmm… estoy apunto de corrermeeee….

Rápidamente salió de encima mío, me sacó el condón, y se metió mi polla apunto de estallar en la boca, sumando la excitación de sus succiones a mi más que magnificada excitación. Mi placer estalló en su boca, cosa que hizo que intensificará su intensidad… y con ello mi placer… el ritmo se ralentizó, todo sin sacarla de la boca, y para cuando me la soltó, esta estaba reluciente, se había tragado todo, y la había dejado lista para volver a usar… Pero se levantó, volvió a besarme, después a #J y se sentó en una de las sillas del comedor…

-Ufff!!!! necesito un trago y un cigarro…- dijo mientras acababa de  relamerse y cogía su copa…

Yo seguía sentado, y atado, y aunque acababa de correrme, seguía excitado, a pesar de que mi polla se estaba tomando un descanso… mis manos, mi boca, mi lengua, necesitaban libertad, necesitaban saciar su sed de sentir…

Mientras ellas hablaban sobre lo bien que lo estábamos pasando, yo había vuelto a desaparecer para ellas… Yo era un mueble más en esos momentos… Ambas apagaron los cigarros, y empezaron a besarse de nuevo, con los necesarios y pertinentes magreos, ver eso volvió a despertar de su breve letargo a mi miembro, que pronto empezó a levantar la cabeza… ambas se abalanzaron sobre ella, besándola y lamiéndola hasta que volvió a recuperar su tamaño máximo, entonces fue #J la que se montó encima mío, de cara, cabalgándome, mientras #X me lamía el cuello y pellizcaba los pezones… llevaba tanto tiempo atado, que ya no hacia ni intento por mover los brazos, los tenía incluso dormidos del rato que llevaba así… Cerré los ojos, echando la cabeza hacia atrás, disfrutando… gozando… cuando por sorpresa… me desataron… mis brazos tardaron unos minutos en estar operativos, pero poco a poco empezaban a despertar de su letargo…

Después de haberos explicado lo que me hicieron, lo que sentí, creo que es fácil imaginar lo que hicimos estando los tres desatados… 😉


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

Tu privacidad es importante para nosotros y nunca venderemos o comerciaremos con tu información.

 
×

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir